Adèle es un color cálido (2021)

Malena Hidalgo, para este trabajo, parte desde la novela gráfica El azul es un color cálido (2010) realizada por la historietista francesa Julie Maroh, artista abiertamente lesbiana. Esta fue posteriormente trasladada a la pantalla grande siendo dirigida por el director y guionista Abdellatif Kechiche, cambiando su nombre a La Vida de Adèle (2013).

La relación que se visibiliza entre estas dos obras al visionar y leer ambas es que, aunque puedan dirigir un argumento similar, encontramos un vaciado y modelado en La Vida de Adèle para quedarse con una lectura meramente pornográfica de una historia que va más allá de las relaciones físicas y sexuales entre las protagonistas.

Con esta premisa, Malena se dispone a usar estos dos recursos visuales ya mencionados y superponerlos, mediante edición de vídeo, para tamizar la problemática que ocurre cuando consumimos las dos obras y que se haga visible de manera directa.


Este proyecto es una fusión entre estas dos piezas, que ayuda a realzar y poner en evidencia las problemáticas que surgen en narrativas lesbianas creadas por sujetos que no se corresponden con sus experiencias.